El dios volador de los Andes


LA HISTORIA DEL SOL


Antes de repasar la historia del dios Sol de los incas, vale la pena ver lo que dicen los arqueológicos sobre la datación de Tiahuanaco y de las Líneas de Nazca. De esta manera, podemos ver si los libros de historia coinciden con la arqueología.

LAS FECHAS ARQUEOLÓGICAS

¿Cuándo se construyeron las Líneas de Nazca? Wikipedia nos informa: «Paul Kosok, antropólogo norteamericano que investigó las líneas de Nazca desde la década de 1930 hasta fines de los 50, determinó mediante la técnica del Carbono-14 su antigüedad en 550 años d. C. ».

Más recientemente, los arqueológicos W. J. Rink y J. Bartoll han escrito: «Wooden posts at the intersections of two different sets of lines have given uncalibrated 14C dates of AD 525 +/- 80 and 490 +/- 80 (Bray 1992)». Pero la madera podía haber existido por algunas décadas, ya sea viva en los árboles o muerta en el suelo del desierto, antes de ser utilizada para las líneas. Se puede concluir que la construcción de las líneas (un proyecto que tal vez duraba un siglo) probablemente comenzó en la segunda mitad del siglo VI o a principios del siglo VII.

¿Cuándo se hicieron los grabados del Pescador, del Cazador de Aves y del Cazador de Pumas en Tiahuanaco? La ciudad de Tiahuanaco era muy antigua y había existido por muchos siglos antes de que el astronauta extraterrestre llegó allí. Sabemos esto porque hicieron algunos grabados relacionados con el astronauta extraterrestre sobre la superficie de los monolitos mucho más primitivos and antiguos.

Wikipedia cita al renombrado arqueológico William H. Isbell: «Tiahuanaco underwent a dramatic transformation between AD 600 and 700 that established new monumental standards for civic architecture and greatly increased the resident population». Entonces, para inspirar este desarrollo, el astronauta extraterrestre debía haber llegado allí un poco antes de 600 d. C., es decir, en el segundo mitad del siglo VI.

¿Cuándo apareció el Disco Solar en el Cuzco? Desgraciadamente, los arqueológicos no tiene respuesta a esta pregunta y tenemos que recurrir a otras fuentes de información.

HISTORIA DE LOS INCAS

Hay numerosos libros sobre los incas pero vamos a examinar sólo uno. Se llama Historia de los Incas, fechado 1572 y escrito en Cuzco por Pedro Sarmiento de Gamboa.

Pedro Sarmiento de Gamboa - Historiador de los Incas

Wikipedia nos informa que Sarmiento era «un marino, cosmógrafo, matemático, escritor, soldado, historiador, filólogo, astrónomo, científico, humanista, explorador y conquistador español del siglo XVI». Era un hombre que tuvo conflictos con la Inquisición por toda su vida. Era un hombre que, solo entre los cronistas, podría ganar la confianza de los incas.

Sarmiento nos explica por qué su historia de los incas merece ser tomado en serio:

«Mas antes de entrar en el cuerpo de la historia de los ingas, quiero advertir, o hablando más propiamente, responder a una dificultad que se podría ofrecer a los que no han estado en estas partes. Podrían algunos decir que no tienen por cierta esta historia, hecha por la relación que estos bárbaros dan, porque, no teniendo letras, no pueden tener en la memoria tantas particularidades, como aquí se cuentan, de tanta antigüedad. A esto se responde que, para suplir la falta de letras, tenían estos bárbaros una curiosidad muy buena y cierta, y era que unos a otros, padres a hijos, se iban refiriendo las cosas antiguas pasadas hasta sus tiempos, repitiéndoselas muchas veces, como quien lee lección en cátedra, haciéndoles repetir las tales lecciones historiales a los oyentes, hasta que se les quedasen en la memoria fija».

Nótese que hemos agregado marcas de acento para facilitar la lectura. Sarmiento continúa:

«Y finalmente las cosas más notables, que consisten en número y cuerpo, notabanlas, y agora las notan, en unos cordeles, a que llaman quipo, que es lo mismo que decir racional o contador. En el cual quipo dan ciertos nudos, como ellos saben, por los cuales y por las diferencias de las colores distinguen y anotan cada cosa como con letras. Es cosa de admiración ver las menudencias que conservan en aquestos cordelejos, de los cuales hay maestros como entre nosotros del escribir».

Antes de 1572, la historia de los incas ya había sido ampliamente anotado por otros cronistas. Todo el mundo supo que la civilización incaica comenzó con Manco Cápac, el primer Inca, que reinó de 1200 d. C. a 1230 d. C. Sinchi Roca, el segundo Inca, reinó de 1230 d. C a 1260 d. C.

Esto le da a Sarmiento un gran enigma: ¿Cómo escribir sobre el astronauta extraterrestre del siglo VI sin atraer la atención de la Inquisición y la condenación del libro?

La solución de Sarmiento fue muy genial. Él simplemente hizo retroceder las vidas de Manco Cápac y Sinchi Roca al siglo VI mediante dar a ellos (y a los otros reyes incaicos) una vida muy larga. Así, Manco Cápac nació en 1521 y vivía 144 años; Sinchi Roca nació en 1548 and vivió 127 años. Mientras tanto, la secuencia y nombres de todos los reyes incaicos quedan la misma para engañar a la Inquisción.

Sobre la muerte de Manco Cápac, Sarmiento escribe:

«Murió Mango Capac año de seiscientos y sesenta y cinco anos de la natividad de Cristo Nuestro Señor, reinando en España Loyba godo, imperando Constantino cuarto. Vivió en Indicancha, Casa del Sol».

Loyba fue rey desde 678 d. C. hasta 681 d. C. y Constantino reinó desde 652 d. C. hasta 685 d. C.

Sinchi Roca, el segundo Inca, también vivía en Indicancha, Casa del Sol, y él murió diez años después:

«Murió en el año de seiscientos y setenta y cinco anos de la natividad de Nuestro Señor Jesucristo, siendo rey de España Bamba y emperador León cuarto, Papa Donus».

León IV no tiene que ver con este Inca pero Bamba fue rey de España desde 672 d. C. hasta 680 d. C y Donus fue Papa desde 676 d. C. hasta 678 d. C.

Hacia el final de su obra, Sarmiento nos da la fecha precisa del llegado del extraterrestre:

«Comenzó la envejecida y terrible tiranía de los ingas capas del Perú, que tuvieron su silla en la ciudad de Cuzco, el ano de 565 anos de nuestra reparación cristiana, imperando Justino segundo, siendo rey de España Loyba, hijo de Atanagildo, godo, teniendo el sumo pontificado Juan tercero».

Justino II fue rey desde 565 d. C hasta 574 d. C., Loyba I fue rey desde 567 d. C. hasta 571 d. C. y Juan III fue Papa desde 561 d. C. hasta 574 d. C. Así, Sarmiento no deja duda alguna sobre la fecha de llegada del astronauta extraterrestre. Llegó en 565 d. C., tal vez unos pocos años más tarde.

Y ahora la arqueología de Nazca, la arqueología de Tiahuanaco, y la historia del Cuzco, están todas de acuerdo: el astronauta extraterrestre llegó durante la segunda mitad del siglo VI.

Manco Cápac y Sinchi Roca vivían en Indicancha, la que ayudaron a construir. Indi, hoy escrito Inti, se refiere al sol. Tal vez los conquistadores tuvieron miedo del Sol, dado que Indicancha, Casa del Sol, fue renombrada Coricancha, templo dorado.

Parece que todos los historiadores, excluyendo Sarmiento, creyeron que los incas veneraban el sol, esto es, la cosa in el cielo que nos da luz y calor. Pero Sarmiento nos indica otra cosa dada que él distingue el Sol (con mayúscula) y el sol (con minúscula). Para Sarmiento, el Sol no es el sol sino el nombre de un misterioso dios, y concluimos que este dios fue el astronauta extraterrestre.

Sin embargo, el dios Sol debería haber tenido algún tipo de conexión con el sol celeste. Había un dibujo del sol con cara animal en el Disco Solar del Cuzco. Es posible que, por causa de esta cara, el pueblo andino pensaban que el dios Sol vive en el sol celeste y que él vino de allí. Entonces, ellos comenzaron a venerar el sol por ser la casa del dios Sol.

En Nazca y Tiahuanaco, por contraste, la gente más notaba la característica de pez y pensaba que el extraterrestre vino del mar. En Nazca, en el lado de un cerro, encontramos el geoglifo llamado El Astronauta, dando cara hacia el mar y con mano levantada indicando bienvenido al extraterrestre quien surge del mar y comienza a volar sobre la tierra.

Hemos de notar que el Sol y Viracocha eran dioses distintos:

«Cómo, padre, ha cabido en vuestro corazón aceptar un consejo tan infame de dejar el Cuzco, ciudad del Sol y del Viracocha»

«Y al uno llamo Viracocha Pachayachachi, que representase su criador que ellos dicen, y pusóle a la diestra del ídolo del Sol. Y al otro llamo Chuquiylla, que representase el relámpago; y pusóle a la siniestra del bulto del Sol; »

El dios Sol, astronauta extraterrestre, era como un pájaro por ser capaz de volar:

«Y Mango Capac traía consigo un pájaro como halcón, llamado indi [Sol], al cual veneraban todos y le temían como a cosa sagrada, o, como otros dicen, encantada, y pensaban que aquel hacía a Mango Capac señor y que las gentes le siguiesen».

«Y estando un dia en Susurpuquio en gran aflicción, pensando el modo que tendría para contra sus enemigos, le apareció en el aire una persona como Sol, consolándole y animándole a la batalla». De allí se puede inferir que el Sol era como una persona y que él apareció en el aire, es decir, él volaba.

El pájaro Sol, astronauta extraterrestre, era también como un ser humano por ser capaz de hablar y predecir el futuro.

«Mayta Capac, como más atrevido que todos, deseoso de ver que era aquello que tanto guardo sus pasados, abrió la petaca y vidó el pájaro indi y habló con el; ca dicen que daba oráculos. Y de aquella confabulación quedó Mayta Capac muy sabio y avisado en lo que había de hacer y de lo que le había de suceder».

Otros ejemplos de predecir el futuro:

«Estando un dia Lloqui Yupangui en gran tristeza y aflicción, dicen que se le apareció el Sol en figura de persona y le consoló diciéndole: ¡No tengas pena, Lloqui Yupangui, que de ti descenderán grandes señores!, y que tuviese por cierto que tendría generación de hijo varón».

Nazca: Dibujo cerámico de un serpiente

Curiosamente, sobre Yupangui, Sarmiento escribe: «le había dado una culebra con dos cabezas, para que trajese siempre consigo».

«Y para lo hacer hizo que hiciesen un gran sacrificio al Sol en Indicancha, Casa del Sol, y luego fueron a preguntar a la estatua del Sol quien seria inga». Y se lo predijo correctamente.

El pájaro Sol, astronauta extraterrestre, se asocia con cetros:

«Y así estando Mango Capac a la muerte, dejó el pájaro indio, encerrado, y el topayauri, que es cetro»

Tiahuanaco: Dibujo del cetro con pájaro encerrado

En Tiahuanaco, los arqueológicos católicos dicen que el dios de la Puerta del Sol (el Cazador de Aves) lleva un báculo (bastón de los obispos) en cada mano pero en realidad son cetros (o digamos instrumentos) que lleva en sus manos.

Tiahuanaco: La Puerta del Sol

Aquí se ve el autor de este sitio web delante de la Puerta del Sol en Tiahuanaco. Dado que se llama la Puerta del Sol, debería ser el dios Sol que vemos representado por encima de la puerta y no Viracocha como dicen muchos arqueólogos. Y Sarmiento mismo llama nuestra atención a los importantes grabados de Tiahuanaco:

«un asiento, que ahora llaman Tiaguanaco, que es de la provincia de Collasuyo, y en este lugar esculpió y dibujó en unas losas grandes todas las naciones que pensaba criar».

El dios Sol, astronauta extraterrestre, también tuvo características de pez.

«Éste [Cinchi Roca] dejó un ídolo de piedra, figura de pescado, llamado Guanachiri Amaro, que fue en su vida su ídolo guaoqui».

Una gran curiosidad sería si el ídolo de pez de Sinchi Roca podría ser el ídolo que vimos en Tiahuanaco:

Tiahuanaco Museo: ídolo en forma de pez

Sarmiento nos informa que el ídolo de pescado fue desenterrado en el siglo XVI pero cómo ello llegó a La Paz desde el Perú es un misterio.

Nótese que Sarmiento nos ha dado otro nombre para el astronauta extraterrestre: Guanachiri Amaro. Nadie dice lo que significa la palabra Guanachiri, pero varias fuentes indican que la palabra Amaro, en la lengua Quechua tanto como en la lengua Aymara, quiere decir Serpiente. Más adelante veremos más evidencia que el nombre del extraterrestre fue, de veras, Amaro.

En Tiahuanaco, el traje espacial del astronauta extraterrestre fue simbolizado por almejas y caracoles. Sarmiento también alude a un traje de conchas:

«Llegó adonde el ídolo estaba, de donde salió un viejo de más de cien anos, vestido de un vestido hasta en pie, muy velludo y lleno de conchas de la mar»

Se puede inferir de esto que el extraterrestre hacía visitas al pueblo andino por más de cien años, desde 565 d. C. hacia fines del siglo VII. Y entonces, el viejo desapareció volando por el aire.

«Y luego hizo quemar al viejo, ídolo y casa suya, hizolo todo polvos y mandólos volar por el aire».

Sarmiento hace una posible alusión al casco de astronauta:

«Y lo mostró al pueblo y mandó luego que pusiesen una borla de oro en la mano a la estatua del Sol y su cobertura de cabeza»

El dios Sol podría haber sido del tamaño de un hombre:

«y cuando llegaron a la estatua del Sol, que de oro y del tamaño de un hombre era»

Sarmiento hace una posible alusión al Disco Solar del Cuzco:

«Y después que tuvo bien averiguado todo lo más notable de las antigüedades de sus historias, hizolo todo pintar por su orden en tablones grandes, y diputó en las Casas del Sol una gran sala, adonde las tales tablas, que guarnecidas de oro estaban, estuviesen como nuestras librerías, y constituyo doctores que supiesen entenderlas y declararlas. Y no podían entrar, donde estas tablas estaban, sino el inga o los historiadores, sin expresa licencia del inga».

Y hay también una alusión al Río del Tiempo que se ve en dicho disco:

«Y de esta manera se vino averiguar todo lo de sus pasados»

Es posible que el Disco Solar (disco del dios Sol), la versión redonda original, queda hoy escondido bajo la ventana que está en medio de las tres ventanas del templo semicircular de Machu Picchu.

«Y esto es cierto, en este cerro son tres ventanas, la una llamada Maras-toco y la otra Sutic-toco, y la que esta en medio de estas dos se llama Capac-toco, que quiere decir ventana rica, porque dicen que estaba guarnecida de oro y otras riquezas».

Aunque es dudoso que algunas de las cosas que hemos citado se refiere de verdad a un astronauta extraterrestre, la obra de Sarmiento es muy valiosa por informarnos de que:

1. El Sol fue el nombre de un dios que tuvo las características de pájaro, de pez, y de hombre. No era el sol que vemos en el cielo.

2. El Sol llegó al Cuzco en el año 565 d. C. y continuaba a visitar aquella ciudad por más de cien años. Además de la historia del hombre de más de cien años, el Sol habló con Lloqui Yupangui, el tercer Inca, que se hizo rey en 675 d. C.

3. El Sol era capaz de predecir el futuro con éxito. Sarmiento nos da tres historias para confirmar que el Sol tuvo este poder.


Informar a sus amigos de este sitio web:



http://extraterrestre.pe/historia-alienigena-incas.html

 

Viajes en el Tiempo

Top